Fisioterapia como calidad de vida

¿Qué es y para qué sirve la Fisioterapia?

La fisioterapia y, en concreto, el fisioterapeuta, como agente de salud, trabajan para conseguir prevenir, curar y paliar los problemas musculoesqueléticos y posturales del cuerpo aplicando un gran abanico de tratamientos.

En el caso de las personas mayores, y debido al desgaste propio de la edad, la fisioterapia tiene aún mayor importancia porque es la responsable de mejorar su movilidad, masa muscular y evitar posibles caídas o fracturas que a esa edad pueden resultar muy peligrosas. Esto incide directamente sobre su capacidad de autonomía e independencia.

Además, la Fisioterapia nos ayuda en infinidad de dolencias y también en el campo de la prevención, por lo que se recomienda acudir al fisio de forma periódica aunque no sintamos dolor alguno.

A nivel general podríamos resumir los beneficios de la siguiente forma:

  • Ayuda a mantener la flexibilidad de los músculos
  • Reduce el estrés
  • Ayuda de forma preventiva para evitar determinadas patologías de futuro
  • Repara los efectos de una lesión ya sea a nivel óseo, muscular, articular, lesiones del sistema nervioso central y periférico
  • Alivia diversos tipos de dolores
  • Favorece el movimiento de las articulaciones
  • Evita el deterioro de los tejidos
  • Corrige posturas nocivas para el cuerpo